ADT: UNA HERRAMIENTA QUE PUEDE CAMBIAR LA HISTORIA

April 28, 2017

/

Contaduría Internacional

Para lograr la convergencia hacia las NIIF -Normas Internacionales de Información Financiera- en el marco del proceso de globalización que se vive actualmente y que le permite a la industria y el comercio colombianos desarrollar actividades con proveedores y clientes en el exterior, es fundamental que la información financiera, bajo el nuevo estándar internacional, sea de altísima calidad. Fortalecer la infraestructura contable del País y producir información corporativa con esa calidad exigida es indispensable para el desarrollo empresarial.

Una herramienta para lograrlo es el ADT –Accounting Development Tool -, fue recientemente aplicada en el ámbito nacional. Nelson Dueñas, líder del proceso para Colombia, estuvo en la sesión Compartiendo experiencias: Una visión del desarrollo contable del País, del pregrado de Contaduría Internacional en la Universidad de Los Andes, explicando a los estudiantes de primer semestre de qué se trata y que impacto podría tener en su carrera.

Durante su exposición indicó que además de propender por el fortalecimiento de la infraestructura contable y orientar la producción de información corporativa de alta calidad, el ADT –como herramienta para el desarrollo contable- también busca identificar brechas respecto de estándares internacionales, destacar las buenas prácticas, organizar la información para que ésta sea homogénea y establecer conceptos claro entre los actores claves del proceso empresarial.

El ADT cuenta con un marco conceptual de la infraestructura contable para promover la emisión de información de alta calidad y una parte técnica, que consiste en un cuestionario binario de evaluación con comentarios con tres pilares que contienen 24 indicadores: En primer lugar, se pregunta respecto al marco legal incluyendo el grado de cumplimiento respecto a la responsabilidad social corporativa; después indaga sobre el marco institucional y finaliza con la capacidad humana. Al aplicar esta herramienta a diferentes entidades se puede llegar al diagnóstico de la realidad contable del país en donde se realiza el proyecto, posteriormente se recopila la información y se analiza, buscando encontrar las debilidades o puntos de mejora, para elaborar un plan de acción que contribuya al fortalecimiento contable desde información corporativa de alta calidad.

En Colombia, este proceso voluntario se inició en octubre del año pasado con un acuerdo entre la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo –UNCTAD-, el Consejo Técnico de la Contaduría Pública –CTCP- y la Universidad Javeriana. Se hizo la invitación a las entidades de los diferentes sectores, y se logró la participación efectiva de 22 de ellas, entre las que se destacan la Universidad de Los Andes, la mayoría de los ministerios del Gobierno Nacional, el Instituto Nacional de Contadores Públicos, diferentes cámaras de comercio, la DIAN y la Superintendencia de Servicios Públicos, entre otros. En enero se hizo la recolección de datos y se elaboró el primer informe, que está siendo estudiado por UNCTAD.

“Con esta herramienta se pretende contar una historia coherente: Lo que requiere la ley, el Estado verifica que se cumpla y si hay desviaciones se debe buscar qué hacer para solucionarlo”, dijo Dueñas. Ahora, se espera que el diagnóstico sea apropiado a la situación del País respecto de la información corporativa de alta calidad, y ayude a complementar el proceso de convergencia hacia NIIF iniciado ya hace cuatro años en Colombia. “Este es un trabajo articulado que será efectivo en la medida en que se desarrollen las estrategias de mejora o de refuerzo a través de un real plan de acción conjunto, viable, medible y eficiente, que admita una nueva evaluación posterior, para verificar la evolución”, enfatizó.

Aunque los resultados se entregan exclusivamente a los participantes y ellos deciden si se hacen públicos o no, se pueden anticipar algunos resultados, como por ejemplo la revisión de certificaciones y licencias. Dueñas explicó que “las certificaciones las dan las universidades y son como el sello de garantía de que los contadores son buenos profesionales, y las licencias son otorgadas por la Junta Central de Contadores. Colombia es de los pocos lugares del mundo que expiden una licencia vitalicia y no exige un desarrollo profesional continuo. Con este diagnóstico es posible que esta situación cambie, pues estamos quedados frente a prácticas internacionales” y añadió que “esto podría traer cambios en la profesión contable, especialmente en el ámbito educativo a nivel de formación”.

La herramienta se ha enfocado en economías en transición y países en desarrollo. En América Latina ha sido aplicada en México, Brasil y Ecuador, y en el mundo, los únicos que han permitido divulgar los resultados son Croacia y Bélgica. Los resultados serán entregados a mitad de este año.

Share:

  • Share on Twitter

  • Share on Facebook

  • Share on Email