Retos de la innovación en Colombia

November 12, 2015

/

Published in General News

La innovación lleva a la empresa a crecer internacionalmente y a protegerse de la competencia en los mercados locales. Nuevas ofertas de valor, mejoras en la calidad de productos y procesos y fortalecimiento de la productividad lo hacen posible. Sin embargo, en Latinoamérica pocas empresas invierten en Investigación y Desarrollo (I+D). Incluso las “multilatinas” – empresas que cruzan fronteras– obvian la innovación. El Banco Mundial calificó en 2014 la falta de innovación como una “debilidad flagrante” de la empresa latinoamericana.

En Colombia hay interés en la innovación como estrategia para enfrentar los retos de la globalización – generar empleo calificado, elevar la productividad y dinamizar las exportaciones. Colciencias, Bancoldex, Innpulsa y Apps.co asignan fondos públicos a proyectos de innovación tecnológica. Más lentamente surgen redes de ángeles inversionistas y fondos privados de inversión en emprendimientos de alto crecimiento, así como presupuestos de innovación en las grandes empresas.

Las políticas de apoyo implementadas en el país han tenido un impacto limitado. La competitividad internacional de la industria nacional sigue rezagada, no hay complementariedad entre la innovación empresarial y los emprendimientos tecnológicos y no se apropian en el ecosistema local las lecciones aprendidas por colombianos que han desarrollado innovaciones de clase mundial por su propia iniciativa, con socios y clientes extranjeros y el respaldo de organizaciones de apoyo al emprendimiento y la innovación de Estados Unidos, Brasil y Chile.

En el ranking de competitividad internacional del World Economic Forum, Colombia ocupa un lugar intermedio entre 144 países. Aunque las empresas reciben fondos de contrapartida para innovaciones productivas y hacen equipo con grupos de investigación y consultoras avalados por Colciencias, la participación de I+D en el PIB sigue muy por debajo de las recomendaciones de la OCDE. Además poco se usa la innovación abierta, incluyendo la vinculación de emprendimientos tecnológicos para solucionar problemas productivos de empresas grandes y medianas.

Como lo divulgó la aceleradora global Endeavor había más de 200 emprendimientos en el sector “Tech” en Bogotá en 2013 (una réplica de ese estudio se adelanta en Medellín en colaboración con Ruta n). Asimismo, hace un mes un estudio de opinión empresarial del World Economic Forum ubicó a Colombia a la par con Chile en cuanto al optimismo y ambición de sus emprendedores, su foco en la innovación y el fortalecimiento de las instituciones de apoyo. Sin embargo, al documentar en la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes varios casos de éxito de innovaciones tecnológicas desarrolladas por emprendimientos en Colombia o liderados por colombianos en el exterior, se concluyó que sus lecciones aprendidas aún no han sido apropiadas por el ecosistema nacional de innovación. Dado que estas empresas han tenido un crecimiento acelerado gracias a sus vínculos tecnológicos, comerciales y financieros en el exterior, es pertinente tomar nota de las lecciones que han generado:

  • Un intento no basta. El fracaso debe verse como oportunidad de aprendizaje.
  • Implica trabajo en equipo y se logra cuando se  aprovecha la diversidad de socios y colaboradores.
  • Debe partirse de la demanda: ¿qué necesidades satisface el producto/servicio? ¿Cuánto están dispuestos a pagar los clientes de diferentes países?
  • Debe monitorearse la competencia y buscar oportunidades donde no hay competidores: ¿qué hace fuertes a los competidores? ¿Hay un nicho que no está siendo atendido?
  • Estar atento a nuevas  tendencias, adaptarse y aprovecharlas.
  • Hay que enfocarse en la confiabilidad del producto desde un punto de vista técnico y del uso que el cliente le da.
  • Proteger la propiedad intelectual; de no contar con esta protección, la empresa no será atractiva para los inversionistas.
  • El inversionista debe aportar más que dinero, principalmente su red de contactos.
  • Hay que aprovechar redes para complementar y mejorar  ideas, desarrollar nuevos  clientes y construir alianzas.
  • Preferir ángeles inversionistas a inversionistas de capital.
  • Relacionarse con el ecosistema regional y global, sacándole provecho a sus instituciones independientemente del país.
  • Tener claras las regulaciones de cada país, principalmente lo concerniente a apoyos fiscales para la innovación.

La innovación implica acciones de I+D a nivel privado y público que deben contribuir a la competividad internacional. El reto es trabajar en equipo con todos los grupos de interés.

Artículo publicado originalmente en separata Visión Gerencial, Innovación y Emprendimiento, de la revista Portafolio, el lunes 27 de abril de 2015. 

Disponible en línea en:

http://issuu.com/publicacionesadministracion/docs/portafolio_visi__n_gerencial_27_04_/1

Correo electrónico del profesor Mauricio Cárdenas Piñeros :

mauricio.cardenas@uniandes.edu.co

 

Síganos en nuestras redes sociales:

Facebook: /AdmonUniandes
Twitter: @AdmonUniandes
Google +: +AdmonUniandes

 

 

Share:

  • Share on Twitter

  • Share on Facebook

  • Share on Email