La información y las finanzas personales

January 27, 2016

/

Published in General News

Profesor Santiago Rodríguez Raga.

Construir y hacerle seguimiento a un plan financiero personal es fundamental. Son varias las preguntas a hacerse: ¿Cuál entidad ofrece las mejores condiciones de crédito? ¿Dónde se obtienen las menores tasas de interés para vivienda?¿Cuál será el valor justo a pagar por una propiedad?¿Cuáles acciones tienen las mejores perspectivas de valorización? ¿Será correcto el precio de mercado de un activo financiero particular? ¿Cuál fondo de inversión colectiva (FIC) ofrece las condiciones que se ajustan a mi perfil de riesgo? Lograr buenos o malos resultados financieros personales depende, en buena parte, de la información que se tiene.

Para responderlos anteriores interrogantes se necesitan dos condiciones: la calidad y el acceso a la información, variables que permitirán tomar mejores decisiones y cumplir las metas financieras personales en componentes vitales como créditos e inversiones, entre otros.

El primer factor a analizar es la calidad pues no siempre la información que se encuentra en el mercado es precisa. Por ejemplo: los estados financieros que reportan las empresas pueden presentar malas clasificaciones e interpretaciones o, simplemente, no registrar algunas operaciones. Estas variables disminuyen la calidad de los estados financieros, lo que puede inducir a tomar decisiones erradas en el mercado de valores, como cuando se compran acciones de una compañía.

Dentro del mercado de valores puede ocurrir, también, que si no se presenta una buena conformación de valores, los precios no reflejan el valor justo de intercambio. Esto ocurre por tener un mercado poco eficiente, en el que los participantes no siempre cuentan con los mismos datos y calculan incorrectamente la valoración de activos financieros.

La mala calidad o la inexistencia de información igualmente afecta al mercado crediticio, pues las entidades de crédito pueden equivocarse a la hora de calcular el riesgo de una persona natural, conllevando a unos costos mayores y afectando las finanzas personales. Si los bancos no cuentan con la información completa y transparente de los clientes, deberán sobrecargar la tasa de interés.

El segundo factor es el acceso a la información. En la medida que este acceso no exista o sea parcial, las decisiones puedes estar sesgadas y no siempre se seleccionarála que mejor se ajuste a las finanzas personales. La dificultad radica, entonces, en saber dónde encontrarla.

Entre el componente de inversiones, las entidades que tienen títulos inscritos en el mercado público de valores deben reportar la información que le interesa al público inversionista. Esta se encuentra en la página web de la Superintendencia Financiera de Colombia, la entidad gubernamental encargada de supervisar los sistemas financieros y bursátiles. En cuanto a información sobre mercados de valores, existe un buen número de páginas de internet, tanto para mercados locales, como internacionales.

En cuanto a los créditos, son públicas variables como las tasas de interés ofrecidas por los establecimientos de crédito o las tarifas relacionadas con los productos financieros. Las personas no siempre las consultan y por eso la Superfinanciera publica las tasas y los costos de todos los productos financieros. Información tan básica comoesta le permite a un individuo seleccionar las entidades con menores costos y así mejorar su situación financiera. Todas estas decisiones y consultas son una tarea individual. Y la calidad y el acceso a la información financiera son dos buenos insumos para lograr metas financieras.

 

Artículo publicado originalmente en separata de la revista Portafolio, Visión Gerencial, Las NIIF en Colombia, el lunes 24 de agosto de 2015. Disponible en línea en:

http://issuu.com/publicacionesadministracion/docs/portafolio_visiongerencial_agosto

Correo electrónico del profesor Santiago Rodríguez Raga:srr@uniandes.edu.co

Share:

  • Share on Twitter

  • Share on Facebook

  • Share on Email