Expertos alertan por la crisis del agua

February 2, 2016

/

Published in General News

La tenaz sequía que vive el país y el deterioro ambiental son un preocupante augurio para el futuro del agua. La cuenca del Magdalena-Cauca, la más importante del país y donde vive el 70% de la población, está desestabilizada.

Por Simón Samper

sequia

Julio Carrizosa, exdirector del Instituto de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente, fundador y exdirector del Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad Nacional. Foto: Sebastián Vargas. 

Según los expertos que se reunieron el pasado viernes 29 de enero en la Universidad de los Andes, los niveles de la gran cuenca Magdalena-Cauca y sus afluentes están en mínimos históricos, la cobertura vegetal desaparece, los páramos y humedales disminuyen, la pesca desciende, la contaminación del agua continúa y los suelos se erosionan.

Lo más peligroso es que de esta cuenca dependen 32.5 millones de habitantes, es decir el 70% de la población. En ella se produce el 80% del PIB y el 70% de la energía hidráulica, el 95% de la termoelectricidad, el 70% de la producción agrícola, el 90% del café y el 50% de la pesca de agua dulce.

Uno de los síntomas de este deterioro es el impacto multiplicado de los fenómenos naturales. El Niño hoy tiene 318 municipios con escasez de agua y 120 en situación crítica. Y La Niña, que en 2011 dejó más de 3.290.000 damnificados, se avecina nuevamente a partir de mayo, según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

“Vamos a estar pasando de crisis seca a crisis húmeda porque olvidamos que somos un país anfibio”, advierte la investigadora de la Universidad del Magdalena, Sandra Vilardy. Y el subdirector de Hidrología del Ideam, Omar Vargas Martínez, va más allá: “Estamos esperando la acentuación de la crisis del agua. Y, si me lo permiten, una guerra del agua.”

A pesar de todo esto, el Gobierno Nacional adjudicó a la empresa Navelena S.A.S un contrato por 2.5 billones de pesos para encauzar el río desde Puerto Salgar hasta Barrancabermeja y dragar entre Barrancabermeja y Barranquilla.

¿Qué hacer ante este panorama? A propósito del lanzamiento del libro El proyecto de Navegación del Río Magdalena: riesgos sociales, ambientales y económicos, expertos como Manuel Rodríguez Becerra, Julio Carrizosa, Pablo Leyva –y algunos de los autores del libro– hablaron en el foro La sequía en la gran cuenca del Magdalena-Cauca, organizado por el Foro Nacional Ambiental, Revista Semana, la fundación Friedrich-Ebert-Stiftung en Colombia (Fescol) y la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes. Estas son algunas de sus opiniones:

“Todo indica que Colombia ya está viviendo una crisis del agua. El país debe tomar decisiones de fondo y no puede seguir manejando la variabilidad climática como una cuestión de manejo de emergencias y tomando medidas coyunturales cuando esto es un problema estructural”. Pablo Leyva, exdirector del Ideam, exprofesor titular de ingeniería de la Universidad Nacional.

“Hay una falta de visión de cuenca en todas las políticas públicas, en todos los planes y programas que se realizan en el Magdalena-Cauca, ya sea del sector público o del privado. Los proyectos hidroeléctricos consideran el río sólo por sus caídas de agua; los proyectos de navegabilidad lo consideran como un canal hidráulico; y las riberas de los ríos se ven como un corredor carreteable”. Manuel Rodríguez Becerra, exministro de Ambiente y profesor titular de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes.  

“Nos estamos quedando sin agua. Nunca antes se habían registrado niveles de los ríos tan bajos. Somos uno de los países más ricos en agua pero no lo sabemos manejar. Es un problema de gestión que está agravado por fenómenos como El Niño”. Ernesto Guhl, director del Instituto Quinaxi.

“En el caso del proyecto de navegabilidad del río Magdalena, los análisis de costo beneficio disponibles tienen un alcance parcial porque no incluyen costos ambientales y sociales. […] En el análisis que uno esperaría, se incluirían los impactos en los servicios ecosistémicos de la cuenca, no solamente en el servicio de uso como canal hidráulico”. María Alejandra Vélez, Economista y coordinadora del Área de Sosteniblidad Social y Ambiental de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes.

“Sobre el río no existen sino aproximadamente 50 artículos en revistas indexadas. Eso sobre un río que es uno de los más extraños del mundo, que tiene pocos semejantes en el planeta y que está extraordinariamente poblado. […] La ausencia de agua nos pone a reflexionar en una situación de emergencia”. Julio Carrizosa, exdirector del Instituto de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente, fundador y exdirector del Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad Nacional.

“Las evaluaciones que se conocen del proyecto de navegabilidad apenas servirían para discutir un borrador de anteproyecto. ¿Qué empresa privada seria arriesgaría tres billones de pesos en un proyecto sobre estas bases?” Pablo Leyva.

“Con el tema del licenciamiento yo creo que nos están engañando. Detrás de todo esto está el laissez faire, ‘hay que dejar que se hagan las cosas, no importa lo que pase, después veremos’. Qué irresponsabilidad tan grande. […] Nuestra obligación es solicitar la suspensión del proyecto y exigir a las autoridades el cumplimiento de la Ley y de las obligaciones institucionales”. Pablo Leyva.

“El artículo 331 de la Constitución y la Ley 161 de 1994 en su artículo 4 hablan de ‘ordenamiento de la cuenca’, ese es el mandato para Cormagdalena, no construir un canal navegable en medio del río”.  Pablo Leyva.

“El proyecto de Navelena afirma que el río será navegable 24 horas al día, 365 días al año. No sé si esa afirmación se atreverían a hacerla hoy, con los niveles en los que está el río”. Manuel Rodríguez Becerra.

“Todas las acciones que se hagan sobre el río deben partir de un análisis sistémico de un trabajo interdisciplinario para poder decir con certeza si las medidas son acertadas y poder dimensionar los riesgos, consecuencias e impactos que puede traer sobre el rio. Esta es una cuenca absolutamente frágil donde los indicadores de presión por uso, de afectación a la calidad y de vulnerabilidad son los mas altos. Es una de las 214 grandes cuencas del mundo. Es una cuenca donde se da el 80% del Producto Interno Bruto. Hay que tratarla como una porcelana y la única forma es el análisis integral, el monitoreo permanente y la capacidad de anticipación utilizando herramientas tecnológicas para tener información en tiempo real”. Omar Vargas Martínez, subdirector de Hidrología del Ideam.

“Dragar es un negociazo y no debemos olvidar el escandalo de Dragacol. Es un negocio que no está sustentado sobre una base científica ni modelos matemáticos. Es irresponsable que, pudiendo el gobierno nacional invertir para mejorar la información científica una tercera parte de lo que gastará en el proyecto de navegabilidad, siga aceptando a ciegas a una ruleta rusa”. Sandra Vilardy, profesora Universidad del Magdalena.  

“Tenemos que hacer una revisión sobre cómo esquivar las rutas de corrupción que se han llevado la plata de ese 1% de los ingresos corrientes que tienen los municipios y departamentos para recuperación de cuencas”. Sandra Vilardy.

“Estamos esperando la acentuación de la crisis del agua. Y, si me lo permiten, una guerra del agua. Ya en este momento, en La Guajira, hay una generación de violencia por los conflictos entre las comunidades y el sector arrocero. Y ese es sólo un ejemplo.” Omar Vargas Martínez.

Share:

  • Share on Twitter

  • Share on Facebook

  • Share on Email