El empresario que cocina la paz de Colombia

March 29, 2016

/

Published in General News

“Tú entras a la cocina del restaurante El Cielo de Medellín y no sabes quién es quién: todo el mundo está de blanco”, dice Juan Manuel Barrientos, el chef de 31 años que creó la Fundación El Cielo. Allí, en la capital antioqueña, desmovilizados y soldados heridos en combate trabajan juntos.

Desde 2011, la fundación ha capacitado en técnicas culinarias a más de 800 personas, entre soldados, desmovilizados de grupos ilegales, víctimas de la guerra, personas en condición de discapacidad auditiva y grupos indígenas.

Al final del proceso educativo, que dura seis meses, y antes de salir al mercado laboral, estas personas tienen la oportunidad de pasar por una serie de sesiones de acompañamiento psicológico de reconciliación. Es decir, ambas partes se sientan a hablar para perdonar y, como dice Barrientos, “buscar su paz interior”. Pero se trata más de un cierre simbólico, porque entre estos ex enemigos el perdón ya está cocinado.

“En ese momento ellos ya tienen un punto de pega, que es la cocina”, explica este joven antioqueño. “Si nosotros los hiciéramos perdonar al principio, estaríamos haciendo perdonar a dos enemigos. En cambio si primero los volvemos cocineros, estamos volviendo amigos a dos personas que tienen una pasión común, que es cocinar”.  

Barrientos cautivó a un auditorio de estudiantes de posgrado de la Facultad de Administración hablando, no tanto sobre emprendimiento, sino sobre el perdón. Y habla con autoridad, pues no sólo es uno de los 50 mejores chefs de Latinoamérica, según la prestigiosa revista británica Restaurant, sino también uno de los 200 jóvenes líderes de paz en el mundo y único latinoamericano, según Global Non Killing Centre.

“Cuando se perdonan, es el soldado quien le entrega al desmovilizado su chaqueta de cocinero y le dice ‘bienvenido a la vida civil: aquí empieza la paz de Colombia’”, cuenta Barrientos.    

El Restaurante El Cielo tiene sede en Medellín, Bogotá y Miami y es reconocido como uno de los más innovadores del país por su cocina de autor basada en las raíces de la culinaria colombiana y el uso de técnicas de vanguardia. Y, aunque la mayoría de los estudiantes de la fundación sale a trabajar como cocineros profesionales, algunos entran durante un año al restaurante para que durante ese tiempo busquen otro trabajo y luego le den la oportunidad a un compañero. Hoy, de hecho, el 10% de los empleados de El Cielo son excombatientes y soldados.

Según Barrientos, la responsabilidad de que Colombia viva en paz es de cada persona y está en los detalles. En los actos del día a día: “si usted es transportador, transporte paz; es comunicador, comunique paz. ¿Cómo transporta paz un taxista en Bogotá? No tirándole el carro al otro, respetando las normas de tránsito, y así. Yo soy cocinero, entonces voy a cocinar paz”.

Share:

  • Share on Twitter

  • Share on Facebook

  • Share on Email