Santiago Rodríguez Raga

Septiembre 15, 2016

/

Categoría: Noticias Generales

Son ya 40 años en los que Datacrédito recopila la relación entre las personas o empresas y las entidades financieras. En otras palabras tiene el propósito de hacer un registro objetivo e imparcial del comportamiento crediticio de las personas, desde tener una deuda con el banco hasta comprar un celular. Precisamente es la parte de las deudas y los atrasos la que ha hecho que para muchos Datacrédito sea una lista negra. Sin embargo, para el profesor Santiago Rodríguez Raga de la Universidad de los Andes, es más una base de datos que demuestra si alguien existe o no en el mundo financiero.

Santiago Rodríguez Raga es profesor asistente de la facultad de Administración de la Universidad de los Andes, graduado de Ingeniería Civil y especializado en Finanzas en la misma universidad. Viajó a Quebec, Canadá, a estudiar un MBA en la Universidad de Laval. Cuenta con un doctorado en finanzas de la Universidad de Tulane.

Rodríguez Raga ha dedicado años de su carrera profesional y académica a estudiar temas que giran en torno al sector financiero como la educación financiera, los riesgos y la inclusiónfinanciera. En el tema de investigación de crédito, trabaja con la Central de Información Crediticia Datacrédito-Experian. “Lo que hacemos”, explica — “es tomar las nuevas operaciones que pasan por Datacrédito, y las analizamos para ver quiénes son las personas que están solicitando créditos”.

Con el apoyo de proyecciones poblacionales del DANE, el profesor Rodríguez ha logrado mapear el país según las personas que tienen acceso a este servicio financiero. Como producto de este trabajo ha podido determinar, por ejemplo, que hay un desbalance entre las personas que viven en áreas rurales y urbanas. Para entender la distribución, categorizaron los 1.122 municipios de Colombia según la cantidad de personas que viven en las cabeceras municipales y el resto del municipio.

En las regiones rurales, aquellas en las que entre el 0 y el 50% de los habitantes están en las cabeceras, vive el 21,1% de la población del país y se entregan el 5,9% de todos los créditos. Mientras tanto, en las urbanas se concentra la mitad de la población del país y se otorga 68% de los créditos. El estudio revela que el país tiene el reto de hacer que más personas del sector rural tengan acceso a crédito. 

Por ahora es evidente que en las zonas rurales se están otorgando el 10,4% de los créditos a personas que no tienen experiencia crediticia. Esto, según el profesor Rodríguez, da la seguridad de que el servicio está incluyendo nuevos beneficiarios y está llegando a las zonas donde más ha faltado a través de los años.

Otros tipos de análisis que se han hecho son por género y por edad. El primero revela que, por lo general, las mujeres piden más créditos que los hombres, tendencia que se hace menos notoria en las poblaciones rurales. El segundo, que son los rangos medios (26 a 45 años) los que más están recibiendo créditos.

Estos son algunos de los datos necesarios para entender el comportamiento de Datacrédito. Si bien un crédito es una responsabilidad que adquieren las personas, no es un lastre. Por el contrario es un recurso disponible para las personas que quieran acceder a fuentes de financiación para diferentes fines. Los créditos pueden ser del sector financiero, siendo el más representativo, del sector real, telecomunicaciones (celulares) o del sector cooperativo.

Como explica el profesor Rodríguez, “los créditos están llegando a las personas para mejorar sus condiciones. El crédito permite desarrollarme, crecer y tener un mejor bienestar”. Es, además, una vía de inclusión de las personas al sistema financiero.  “Cuando tengo una cuenta de ahorros sí estoy incluido pero en general, es simplemente una cuenta para temas transaccionales. En cambio, el crédito lo pido para hacer negocios o para mejorar mis condiciones, comprar una nevera, una lavadora, un carro, etcétera”, agrega el profesor.

El crédito es un instrumento que dinamiza el mercado al darles a las personas posibilidades de adquirir servicios y productos, educarse, iniciar emprendimientos y llevar a cabo otro tipo de actividades productivas. Por eso es vital para el crecimiento económico del país y debe extenderse a todo su territorio.

Datacrédito-Experian, por su parte, es indispensable. “En el imaginario de las personas, Datacrédito es sinónimo de algo malo” dice Rodríguez. “Sin embargo hay que entender que todos los colombianos estamos reportados en esta base de datos, otra punto es que tengamos reportes buenos o malos. Datacrédito-Experianalmacena la historia crediticia de las personas, la ventaja es que eso es lo que se evalúa al momento de decidir si un crédito se otorga. Estar ahí no es malo, es fundamental”.

Dada la importancia del servicio, el trabajo de investigación de Rodríguez ha producido informes en los que el ciudadano de a pie puede consultar la distribución de los créditos en Colombia y entender las características de la población que los solicita y los recibe. Estos son una fuente importante para impulsar la inclusión financiera de todos los colombianos. Si quiere conocer más sobre el trabajo de este profesor puede visitar el siguiente link en donde encontrará su último informe o inscribir los cursos Finanzas Personales o Mercado de Capitales de la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes.

 

Compartir:

  • Compartir en Twitter

  • Compartir en Facebook

  • Compartir por Email